Pages Menu
RssFacebook

You are a piece of Art. Let Art heal you.

Categories Menu

La artista

Nací  en julio 1980 en Iasi, Rumania. Iasi es la capital cultural historica de Moldavia, un de las 4 regiones historicas del pais. En mi infancia dediqué muchas horas a  contemplar la naturaleza, a leer mitos y leyendas y a dibujar. Una importante influencia en mi ser artístico la han tenido los veranos pasados en el campo, con los abuelos, trabajando la tierra, cuidando los animales y escuchando la noche. A pesar de tener don para pintar,  decidí estudiar el instituto de ciencias (con especialidad en matematica-fisica) y posteriormente la carrera de Psicologia en la Universidad de estado “A.I. Cuza”.Me interesaba entender la naturaleza humana, ayudarme a mi misma y a lso demás. El tiempo ha hecho que intereses tan variopintos a la primera vista confluyan en un bonito hilo dorado que es  el servicio hacía los demás.

Un artista ha de conocer bien la materia, mirar de cerca los secretos de la naturaleza fisica y humana y de devolverlas después a la luz. Un artista es un servidor y un médico Por ello pronto empecé aprender de los maestros del Renacimiento mientras unía en una las distintas tradiciones espirituales que iba conociendo.

Durante la carrera de psicologia  redescubríla intima conexión que existe entre la religión, la mitologia, los arquetipos, la psicología, la medicina, la astrología y el arte. El arte es una herramienta para reconectar, recordar y curar los efectos de la desconexión.

Decidí dedicarme a experimentar y enseñar esta conexión. Empeze por realizar unas pinturas terapeuticas y catárticas. En 2006 vine  a Madrid como estudiante de un programa de doctorado en Psicologia y Educación en la UAM. En presente llevo 4 años trabajando y 3 exponiendo. En Octubre 2011 empeze dar clases de acuarela y dibujo para niños. En 2012 amplié mi actividad de enseñanza a talleres.Lo que aprendemos se refuerza al compartirlo y las ideas cogen aun más fuerza al ser compartidas.

Mi compromiso es experimentar el arte en su aspecto de juego sagrado y tecnologia del recordar. El arte, como todo, sirve como herramienta para desconectar y reconectar.